Mensaje de error

  • Notice: Undefined index: href en bartik_links__locale_block() (línea 188 de /home/fondosde/public_html/themes/bartik/template.php).
  • Notice: Undefined index: href en bartik_links__locale_block() (línea 189 de /home/fondosde/public_html/themes/bartik/template.php).
  • Notice: Undefined index: href en bartik_links__locale_block() (línea 188 de /home/fondosde/public_html/themes/bartik/template.php).
  • Notice: Undefined index: href en bartik_links__locale_block() (línea 189 de /home/fondosde/public_html/themes/bartik/template.php).

Escrito por: Todd Gartner y Suzanne Ozment

En los últimos años, graves crisis hídricas han azotado las principales ciudades de Brasil. La contaminación severa en la Bahía de Guanabara de Río de Janeiro puso en peligro la navegación y otros deportes acuáticos para los pasados Juegos Olímpicos. Una sequía histórica de 2013 a 2015 en São Paulo disminuyó  drásticamente la producción agrícola y manufacturera, amenazando a la economía nacional. El racionamiento de agua residencial forzó a las personas a almacenar agua en botes, que se convirtieron en criaderos para el dengue transmitido por mosquitos y pueden haber contribuido al reciente brote de Zika.

Algunas causas son familiares: aplicación inadecuada de regulaciones, sistemas de distribución de agua con fugas, crecimiento de la población y desarrollo urbano que superan el suministro de agua disponible. Pero mirando fuera de las fronteras de las ciudades, surge una causa menos conocida: la degradación de la infraestructura natural.

La infraestructura natural (a veces llamada "infraestructura verde") se refiere a espacios naturales y abiertos como bosques o humedales que se manejan estratégicamente para proteger el abastecimiento de agua corriente abajo. Si estas áreas naturales se pierden en la expansión urbana, se convierten en granjas, o se degradan de otra manera, las fuentes de agua de la ciudad estarán más propensas a sufrir escasez o ser contaminadas. Cuando se gestiona adecuadamente, la infraestructura natural dirige más agua potable a las ciudades controlando los flujos de agua, evitando la acumulación de sedimentos que de otra manera ahogaría arroyos y ríos, y absorbiendo los contaminantes antes de que fluyan hacia las vías fluviales.

Si bien algunas soluciones innovadoras han surgido para proteger y restaurar la infraestructura natural -como los Fondos de Agua, las asociaciones público-privadas que invierten conjuntamente en infraestructura natural son aún más la excepción que la regla. La mayoría de las ciudades en Brasil y en toda América Latina dependen exclusivamente de "infraestructura gris" como las plantas de tratamiento de agua y reservorios artificiales para su abastecimiento de agua, a medida que las amenazas ambientales se intensifican.

¿Cómo incrementar la infraestructura natural?

Brasil quizás aún no abrace completamente la infraestructura natural, pero dos elementos centrales podrían ayudar a asegurar más inversión: una clara comprensión de los beneficios empresariales y el intercambio de conocimientos sobre la gestión de programas de infraestructura natural. Algunos nuevos proyectos y herramientas están surgiendo para lograr estos dos objetivos.

Haciendo el caso de negocios

La infraestructura natural puede salvaguardar y complementar los sistemas tradicionales de infraestructura de agua, por ejemplo, evitando la contaminación del agua que de otra manera necesitaría pasar a través de una planta de tratamiento de agua convencional, reduciendo así los costos.

 

En algunos casos, el retorno de la inversión puede ser sustancial. Al igual que otras 19 ciudades de América Latina, São Paulo cuenta con un Fondo para el Agua apoyado por The Latin America Water Funds Partnership, una asociación entre The Nature Conservancy (TNC), Fundación FEMSA, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Global Environmental Facility (GEF), en asociación con muchos otros socios. TNC estima que restaurar al menos 14.300 hectáreas de tierra degradada en las cuencas de suministro de São Paulo reduciría la sedimentación en un 50 por ciento, ahorrando $ 2.5 millones al año y reduciendo los costos de tratamiento de agua en un 15 por ciento durante 10 años.

WRI y una red de socios desarrollaron el método "Green-Grey Assessment", una herramienta de análisis económico que ayuda a los responsables de la toma de decisiones a comparar los valores potenciales de las inversiones en infraestructura natural junto con los costos y beneficios de la infraestructura tradicional. WRI y otros han probado la evaluación en lugares que van desde los Estados Unidos a Kenia, encontrando que la infraestructura natural a menudo ofrece un ahorro significativo de costos sobre o cuando se complementa con la infraestructura gris.

Este año, la Fundación WRI y FEMSA evaluarán los costos y beneficios de las inversiones en infraestructura natural en São Paulo y Monterrey, México, mientras que la iniciativa Infraestructura Natural en Brasil, liderada por WRI, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, TNC, BioAtlantica Institute y La Fundación del Grupo Boticario- realizará estudios de caso en São Paulo, Vitória y Río de Janeiro.

Compartir el conocimiento y crear capacidad

La implementación de programas de infraestructura natural requiere conocimientos técnicos sobre una variedad de temas, desde la priorización de las tierras a proteger y restaurar hasta la identificación de mecanismos de financiamiento sostenibles. Tradicionalmente, los administradores de recursos hídricos y otros tomadores de decisiones en Brasil carecen de información sobre cómo llevar a cabo estas prácticas, pero aquí también surgen herramientas.

El Método de Evaluación de Oportunidades de Restauración (ROAM) guía a las partes interesadas a través del desarrollo de estrategias para restaurar áreas naturales degradadas o deforestadas. Los expertos ya han aplicado ROAM en varias regiones de América Latina. Otras herramientas como InVEST, RIOS y ROOT también pueden evaluar los costos y beneficios de la infraestructura natural, incluyendo el valor potencial de los servicios de los ecosistemas. Y en Brasil, la Iniciativa Oasis, con 10 años de funcionamiento, ha proporcionado asistencia técnica a más de 300 terratenientes que apoyan la conservación de la zona natural, poniendo en evidencia cómo el desarrollo rural y la administración del agua pueden ser compatibles.

Este año, el proyecto Infraestructura Natural en Brasil y la Fundación FEMSA construirán sobre este conocimiento orientando a los tomadores de decisiones a realizar inversiones rentables en infraestructura natural. La guía informará sobre las estrategias de los 40 fondos de agua de The Latin America Water Funds Partnership.

Los sistemas de agua de Brasil pueden no estar seguros aún. Pero con las herramientas adecuadas y colaboración, el país puede comenzar a invertir en proyectos de infraestructura natural que puedan proporcionar suministros de agua limpios y suficientes en las ciudades vulnerables durante décadas.

Esta publicación fue desarrollada por WRI, la Fundación FEMSA, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Fundación Grupo Boticario, The Nature Conservancy, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y el Instituto BioAtlântica, que están uniendo esfuerzos para ampliar las inversiones en infraestructura natural y asegurar los abastecimientos de agua en las ciudades de América Latina.

 
FONDOS EN OPERACIÓN

Páginas

Infraestructura verde en el sector de agua potable en América Latina y el Caribe: tendencias, retos y oportunidades
Adecuando el precio del agua
2do Intercambio de Experiencias de los Fondos de Agua